lunes, 29 de junio de 2009

DETERIORO AMBIENTAL



Introducción:


El problema del deterioro ambiental y de los procesos de contaminación ha adquirido a últimas fechas gran importancia, no sólo por la conciencia que se ha creado en torno al problema, sino por la imperiosa necesidad de resguardar la vida y entorno humano. La destrucción de la capa de ozono, los cambios climáticos, la lluvia ácida, la pérdida de biodiversidad, el sobre calentamiento de la tierra y el destino de los residuos tóxicos y nucleares, no están encerrados en las fronteras de cada país, sino que afectan a todo el planeta y conforman un marco de acción global.Los procesos de conservación ambiental por un lado, y la pujante y creciente necesidad de modelos de desarrollo acelerados, han sido cuestionamientos opuestos a lo largo del desarrollo de nuestra historia, planteándose un dilema entre crecimiento económico y conservación y preservación ambiental. La Revolución Industrial marcó el inicio no sólo de la búsqueda incesante de formas de crecimiento que aceleraran los procesos productivos y de competencia, sino que igualmente marcó el inicio de la destrucción y la devastación de la tierra y de los seres que en ella habitan, incluido el hombre.


Tal problemática no fue abordada sino hasta 1970 principalmente, en donde los cuestionamientos sobre la irracionalidad de los modelos de crecimiento, ocuparon los principales focos de atención e incursionaron a los más altos niveles de dirección internacional y mundial.


Es así como la década de los 70's marca el inicio de una mayor conciencia ambiental. Distintas teorías y postulados, plantean no sólo la posibilidad de conjuntar desarrollo económico con conservación ambiental, sino que incluso postulan una correlación positiva entre uno y otro (necesidad de uno para el desarrollo del otro). Algunos de los principales enfoques que versan al respecto son el Neoliberal, el Neokeynesiano, el Radicalista y el Estructuralista.Posterior a los años 70's, el desarrollo de temas ecológico-económicos y su presentación en foros internacionales, se ha evidenciado y ha adquirido dimensiones importantes, ahora ya incluso los tratados de libre comercio y acuerdos comerciales en general, buscan introducir normas y reglamentos ecológicos que coadyuven a resolver el problema ambiental.Toda esta problemática que se ha planteado, no es excluyente para ningún país, y mucho menos para México, en donde los procesos de contaminación, devastación y depredación de la tierra son realmente alarmantes, en donde las regulaciones son muy pobres y en donde la conciencia cívica, política y social al parecer es inexistente.




Es por eso, que este reporte, intenta puntualizar, ubicándonos en un contexto internacional, algunos de los principales problemas que aquejan a nuestro país, acotando ciertas acciones que se han llevado a cabo, tanto por la iniciativa privada como por el sector público, para finalmente, plantear algunas posibles perspectivas que se vienen gestando en el país como medidas de solución al problema, tal es el caso de las altas y atractivas ganancias que podrían arrojar las inversiones en materia ambiental.Por lo anterior, este trabajo pretende hacer conciencia de la problemática, identificando los principales problemas, puntualizando algunas acciones tendientes a dar solución al problema y sobre todo, destacar por un lado, las perspectivas que en materia ecológica se tienen, y por otro, lo mucho que falta por hacer y la premura de su realización.Para tal propósito, este trabajo se divide en tres partes; una primera donde se plantea en forma histórica como se ha abordado el problema ambiental, que es lo que se ha hecho en cada época y los resultados de tales planteamientos; una segunda parte, donde se describen los 4 principales enfoques ecologistas de conciliación entre desarrollo económico y medio ambiente; y finalmente, en una tercera y ultima parte, se pretende ubicar a nuestro país en ese contexto internacional, destacando su realidad.


La Humanidad y el Medio Ambiente:


El desarrollo de la humanidad se ha matizado a lo largo de este siglo, por la búsqueda constante de mejores niveles de vida y de desarrollo, sin embargo dichos niveles de vida y de desarrollo se han visto confrontados con los deterioros y perjuicios que éstos causan contra el medio ambiente.




La humanidad en su empeño de mejores y mayores niveles de ingreso, en su búsqueda por formas de producción mayormente industrializadas, ha olvidado las limitantes de un medio ambiente que se degrada y tiende al deterioro gradual hasta su desaparición. Es por la anterior, que en este capítulo se plantean las principales actividades que se han desarrollado en materia ecológica, divididos en periodos de 10 años, a la par del pretendido desarrollo económico; resaltando las principales acciones que en materia de protección ambiental se han gestado a partir de la revolución industrial; igualmente se puntualizan los alcances y límites de las mismas en el contexto de protección ambiental y crecimiento económico.



Deforestación y Devastación de suelos en otro ámbito, en nuestro país, se pierden un millón de hectáreas de bosques al año, y cerca del 97% de la superficie nacional presenta ya ciertos grados de desertificación, lo que ha empezado a producir bajas en los niveles de producción agrícola, así como el incremento acelerado de la migración campesina. Se plantea que, de continuar con los niveles de tala de bosques y selvas, así como de degradación de los suelos, dentro de 30 años en México no existirán tierras aptas para la producción agrícola.No sólo la devastación de suelos, bosques y selvas, amenazan al agro mexicano y son fuentes de contaminación, sino que también, el uso intensificado de plaguicidas con altos contenidos tóxicos contribuyen altamente a tal efecto. En México, incluso se utilizan 36 plaguicidas que han sido prohibidos en otros países, tales como los llamados organoclorados, 9 que pueden persistir en el ambiente hasta decenas de años.


Los trabajadores agrícolas, son los principales receptores de los daños tóxicos que ocasionan el uso de agroquímicos altamente venenosos, en este sentido, el grupo ecologista Greenpeace señala que en 1988 estimaciones mundiales, calcularon 13 mil intoxicaciones agudas y más de 700 muertes de jornaleros que tuvieron contacto con esos plaguicidas.





Acciones contra el Deterioro Ambiental Aunque en nuestro país los procesos de inversión, investigación, capacitación y desarrollo en materia ambiental no se han dado en forma cuantiosa, a últimas fechas tales procesos se han incrementado, esto en parte a la conciencia cívica y empresarial que se ha desarrollado, así como por la creciente regulación y exhortación por parte de los gobiernos, no sólo locales sino extranjeros, envueltos en los procesos de globalización e internacionalizaron. Es así como, en México, en los últimos años, se han presentado casos y situaciones interesantes en materia de cuidado y protección ambiental.En 1992, se creó el Instituto Nacional de Ecología y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente.





La primera de ellas se encarga de formular y actualizar la normatividad ecológica, mientras que la segunda, vigila su cabal aplicación.Como parte de las actividades de saneamiento ambiental en ciudades de la frontera norte del país, se realizaron diversas campañas de inspección, a fin de verificar el cumplimiento de las obligaciones ambientales en 1,500 maquiladoras, además de que se dieron importantes avances en los aspectos técnico y legal para que toda industria instalada en nuestro país se apegue estrictamente al marco normativo, tratando de evitar que nuestro país se convierta en un receptor de industrias contaminantes.



Para 1992, se puso en marcha la primera etapa del Programa General de Ordenamiento Ecológico del Territorio Nacional, que consistió en el diagnóstico ambiental y el establecimiento y definición de políticas regionales y criterios normativos para las actividades productivas. En este sentido, se expidieron 20 nuevas normas técnicas, 11 para la prevención y control de la contaminación atmosférica, 8 para agua y 1 para recursos naturales (incrementándose hasta 70 las normas técnicas ecológicas vigentes), así como la suscripción de 1,323 convenios con empresas como resultado de visitas y sanciones.Para finales de 1992 y principios de 1993, se puso en marcha el "Programa de Incorporación de la Dimensión Ambiental" y el "Programa Nacional de Educación Ambiental"; asimismo, para fortalecer la conciencia cívico-ecológica se continuaron e implementaron campañas de difusión de mensajes a través de los medios de comunicación, esto principalmente en las delegaciones políticas del D.F., y en las zonas turísticas más relevantes e importantes del país.Con la aplicación de la estrategia territorial para la protección y uso racional del medio ambiente, se amplió la preservación a la biodiversidad y las reservas naturales estratégicas. El Sistema Nacional de áreas Naturales Protegidas (SINAP) cubrió en el año de 1993 el 3.2% de la superficie nacional, al pasar de 5.7 a 6.2 millones de hectáreas resguardadas, 8.8% más que en 1992.



Para mejorar el conocimiento, aprovechamiento y difusión de los recursos naturales en las áreas protegidas, se expidieron 79 permisos para investigación, educación ambiental y visitas turísticas. Con los Programas de mejoramiento de ecosistemas en 8 estados se recuperaron, a fines de 1993, 1530 hectáreas deterioradas y se reforestaron 500 hectáreas más.Otro accionar de suma importancia que se ha llevado a cabo desde inicios de la década es la reubicación de empresas altamente contaminantes, la limitación a la mancha urbana sobre los bosques y el sembrado de 19 millones de árboles, además de los bastamente conocidos programas "Hoy no circula" y "Verificación Vehícular Obligatoria". 13En cuanto a los nuevos impulsos y apoyos que se pretender en materia ecológico-ambiental, el gobierno Mexicano ha empezado a apoyar a las empresas que buscan corregir sus emisiones contaminantes, esto mediante un crédito de 200 millones de dólares que el Eximbank de Japón otorgó a México en 1994. El préstamo otorgado a Nacional Financiera será canalizado a las empresas, bajo la supervisión y el aval del Instituto Nacional de Ecología, el cual pretende asegurar la correcta utilización de tales recursos.



Actualmente, el mercado mexicano en equipos y servicios para el control de la contaminación se calcula en 80 millones de dólares, además de que presentará un crecimiento anual de 15% en los próximos años; segmentado el mercado en un 60% de las compras realizadas por el gobierno y el otro 40% correspondiente a las compañías privadas. 14En el ámbito del TLC y las negociaciones internacionales, la creación de la Comisión de Cooperación Fronteriza para el Medio Ambiente (BECC por sus siglas en inglés), creada a raíz del acuerdo comercial "TLC", es una forma importante de impulso a obras de infraestructura Ecológica Binacional. Por otra parte, los Programas Binacionales de Protección Ambiental que desde 1993 se han implementado, están permitiendo eliminar paulatinamente los residuos peligrosos que cruzan la frontera entre México y Estados Unidos, intercambiar tecnología anticontaminante y capacitar personal de ambos países en la lucha contra la contaminación. Asimismo, se ha trabajado en el desarrollo e implementación de sistemas computarizados de rastreo que permitirán detectar los desechos que no cumplan con los requerimientos establecidos para el transporte transfronterizo de los residuos.



Finalmente, las principales acciones contra el deterioro ambiental por parte de la iniciativa privada se centran básicamente en los grandes grupos y consorcios, tal es el caso de CEMEX que para el año de 1992 invirtió un total de 100 mdp en equipo y procesos de equilibrio ecológico, aunado a los 40 mdd anuales que tiene contemplado invertir en pro de la ecología, principalmente tratando de reducir los niveles de contaminación en las 18 plantas que tiene instaladas en el país. Otro caso representativo lo ubicamos en Cydsa, que de 1990 a 1993 destinó 30 millones de dólares en materia ambiental y que pronostica que para 1995 invertirá en este mismo rubro más de 20 millones de dólares (incremento de 20% respecto a las inversiones realizadas en 94). En el caso de las empresas ubicadas en el corredor industrial y fabril de El Salto, para 1992 invirtieron más de 50 mil millones de pesos para la construcción de plantas de tratamiento de aguas residuales, con lo que para finales de ese mismo año el 85% de éstas ya contaban con sistemas de tratamiento de agua.



En términos generales, el sector empresarial del país, según lo informó Guillermo Barroso miembro del comité de ecología norteamericano-mexicano para negocios sobre el medio ambiente, para 1992 canalizó recursos por 4 billones de pesos con el objeto de mejorar sus procesos productivos y abatir los niveles de contaminación que se registran en el país. Se establece que dicha cifra representa un incremento de 100% respecto a los recursos canalizados de 1989 a 1991.


ELABORADO POR: MARIELA RODRIGUEZ PERALTA






















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada